Costa Contemporánea, como muchos otros proyectos culturales, necesita financiación. La busca en la medida en que sus capacidades gestoras, temporales y de trabajo le permiten. Sabe de antemano que encontrar patrocinios privados para cultura es realmente complicado, cuando entiende que debería ser el futuro de la financiación de proyectos culturales, dado el descenso presupuestario de las instituciones públicas para el apoyo a la cultura.

Shiseido-Spot-IISi afinamos, nos damos cuenta de que si además hablamos de danza, siempre es mucho más difícil. Este sector no consigue apenas financiación del sector público y menos aún del privado. Está claro que esto se debe al mensaje que se emite desde las autoridades sobre la pertinencia o necesidad de la existencia del tejido de la danza.

Y, entonces, ¿por qué vemos cada día más spots publicitarios con el recurso de la danza como herramienta para vender productos? ¿Ante qué contradicción nos encontramos? ¿Creemos acaso que esas marcas que utilizan la danza como imagen apoyan este sector?

Estamos ante un fenómeno cada vez más preocupante: la cosificación o utilización de la danza como mero instrumento publicitario, sin que eso sirva de retorno para el sector de la danza. Una hipocresía mediática y comercial.

¿Por qué a las marcas potentes les interesa y les luce la danza en sus spots? Fácil, por lo mismo por lo que quienes buscamos financiación, pública o privada, aportamos argumentos para un posible patrocinio. La danza aporta estos contenidos, que, asociados a las marcas que utilizan su imagen, ven recompensados en su retorno de beneficios:

– La danza es belleza. Cualquier disciplina de danza lo es, esto nadie lo pone en duda. La belleza se puede asociar a la pureza, por tanto, a la transparencia, mensaje que interesa a cualquier marca que necesita la confianza del cliente.

– Refleja cuerpos sanos, vida sana, deporte.

– La danza es pasión. La misma pasión que debemos tener a la hora de lanzarnos a comprar un superteléfono, bebernos un refresco, etc.

– Es sentimiento.

– Es lucha. Ojo, esto es muy importante. Las marcas se adhieren al mensaje de lucha y sacrificio de la danza, la perseverancia, la pelea con dolor por un futuro. El mensaje final es que la marca en cuestión es luchadora.

– Es diversión, es comunidad, es comunicación, es compartir. Oh, incluimos aquí todos los mensajes sociales que necesitamos.

– Es ilusión. Muchas veces vemos spots en los que se recalca la ilusión de una niña por ser bailarina, y esas ilusiones se cumplen, con lucha.

La danza, en definitiva, aporta valores inmejorables a las empresas que la utilizan para sus campañas publicitarias. Bella, luchadora, pasional, divertida, fresca… Qué más quieren. Pero este sector no recibe la misma recompensa de esas marcas que ya la están utilizando desde hace bastantes años y que actualmente se nos desborda la pantalla con tantas bellas imágenes danzadas, cortinillas de las cadenas de televisión, anuncios, programas, concursos…

348_349_imagengrandeDefinitivamente, nos damos cuenta de que estamos ante un dañoso fenómeno: la cosificación de la danza. Mientras que la danza en España agoniza literalmente, sus compañías y artistas ni cobran ni pueden apenas seguir trabajando, desaparecen teatros, salas y festivales de programación, y por supuesto este sector no recibe el apoyo necesario del Estado ni del sector privado, mientras eso sucede, los bailarines son pagados (al menos cobran de algún lado, podemos pensar) para explotar marcas que no apoyan sus trabajos o al menos el sector en el que son bellos, luchadores, pasionales, y gracias al cual querían vivir dignamente.

La danza vende, tiene una fuerte imagen, una atracción especial y me pregunto si resulta que realmente no vende igual al mismo público que se fascina cuando lo ve por la tele. ¿Será posible que expertos en marketing vean las cualidades de atracción de la danza y no lo vean a la hora de generar y apoyar proyectos de danza? Las instituciones que hacen campaña para sus comunidades autónomas con danza ¿apoyan realmente la danza de su comunidad o país?

Señores, las mismas personas que se fascinan con un anuncio de televisión con coreografías preciosas son las que pueden acudir a un teatro o una plaza a disfrutar de esas cualidades que utilizan para vender.

Me resulta esta situación hipócrita, abusiva y perjudicial aún más para el sector que debe admitir poco a poco que su lugar de muestra sea la televisión y no los escenarios. ¿Iremos a eso poco a poco?

¿Qué se podría hacer para evitar que esto no vaya a más?

– Necesitaríamos autocrítica. El sector de la danza no ha sabido hacerse pertinente comercialmente, no sabe exigir este retorno obvio a pesar de verse utilizado y no apoyado nunca. No sabe de las herramientas de marketing necesarias para alcanzar acuerdos con el sector privado.

– Necesitaríamos un sector público que genere compromisos. No nos podéis dar dinero, bien, generad contactos, vended vosotros a las empresas la necesariedad de la danza en su imagen con acuerdos comerciales. Haced de intermediarios, generad convenios con empresas que apoyen el sector. Y, al tiempo, elaborad una Ley de Mecenazgo seria y a la altura de los países modelo en este aspecto. Que estas empresas, que todas las empresas que nos patrocinen, se puedan desgravar un alto porcentaje de su inversión.

– Necesitaríamos que el sector privado se sensibilizara ante nuestra situación y nuestro arte.

No sé si es tarde para todo esto, quizás sí, pero ¿asomarán las lagrimitas en un futuro cuando veamos la belleza que somos capaces de transmitir solo por la tele, mientras no podamos verla en escena?

Este sistema actual de relación de publicidad-danza es una muestra más del perverso lugar en el que se halla la danza con respecto a su sociedad, su público, su presente y su futuro.

De nuevo, como tantas otras veces, pido que espabile el sector, no lo van a hacer los demás, que nos acompañemos unos a otros, porque un par no podemos crear esta necesidad en las marcas o instituciones. Y exijo a las marcas que nos utilizan que nos permitan al menos llegar a ellas y escuchar lo que podemos ofrecer y a las instituciones que no nos den la espalda tan dañinamente. Colaborar se puede colaborar de muchas formas y la sociedad necesita a la danza sin ningún tipo de excusa.

Algunos ejemplos de spots publicitarios:

Nerea Aguilar wrote on 11 junio

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>