Premios PAD15-1peq.

La Asociación de Profesionales y Compañías por el Desarrollo de la Danza en Andalucía (PAD) celebró el pasado 26 de octubre en el Teatro Quintero de Sevilla la sexta edición de sus premios anuales, a través de los cuales reconocen, año a año, la creatividad y la calidad de las producciones de danza andaluzas. De entre los premiados, Nerea Aguilar fue en persona a recoger su Premio de Honor.

Centro de Documentación de las Artes Escénicas, Junta de Andalucía“Costa Contemporánea se ha convertido en uno de los pocos festivales de danza de referencia en Andalucía a base de mucho esfuerzo y tesón. Nerea ha defendido en estos seis años una dignificación de las condiciones de trabajo de los artistas admirable, buscando modelos de gestión sostenibles y alternativos a las fórmulas convencionales y abriendo a la cultura un paraje natural único”, afirma Miguel López, presidente de la PAD. La junta directiva también destaca la importante labor que realiza Costa Contemporánea en el ámbito de la formación, tanto en la orientada a profesionales como en relación a la creación coreográfica y consolidación de públicos.

Nerea Aguilar recogió el premio de la mano de Miguel López y emocionada leyó el siguiente discurso:

 

Buenas noches, queridos profesionales

Feliz de que los compañeros hayan valorado mi labor. No hay mejor impulso para seguir adelante que compartir con referentes del sector la necesidad de apostar por la unión, la resistencia y la calidad. Crear, gestionar y producir danza hoy es un acto de absoluta valentía que debería premiarse más a menudo. Gracias, Asociación PAD. No lo esperaba. Con este premio reconocemos aún más vuestra capacidad de observación, escucha, amplitud de miras y necesidad de compartir caminos.

Valorar un proyecto hecho con amor, recursos escasos y la máxima calidad que le podemos dar a través de una gestión y producción propias es reconocer también que las cosas pueden ser diferentes.

Costa Contemporánea perdura por aferrarse a convicciones muy claras de generación de público para la danza, de creación de estructuras firmes en el sector, de la necesidad de programar danza, escuchar al artista, al público, al entorno que nos rodea y crear experiencias en torno a la cultura. Sigue existiendo con sus convicciones sociales, culturales y filosóficas casi intactas, pero con avances fuertes en la dignificación de todo lo que la rodea. La queremos luchadora, sostenible, amorosa y cercana y que siga creciendo poco a poco, al ritmo que ella demanda, paso a paso pero segura, para conseguir todo lo que está consiguiendo y lo que le queda por vivir, éxitos que serán los éxitos de todos.

Agradezco a aquellos que de entre los presentes habéis formado parte de ‘Costa’ en su evolución, en sus momentos más difíciles. No olvido que apostasteis con vuestro trabajo por un festival sin financiación hasta el cuarto año. Confiasteis en que en cuanto pudiera iría reconociendo poco a poco y con toda mi entrega las creaciones invitadas al festival. Gracias.

Un agradecimiento especial a Guillermo por tanta sabiduría, entrega, calidad y muchas cosas más que me aportas. Tenerte cerca en este camino ya es un premio.

Gracias a Agustín, mi amor, gracias al cual he pasado de estar sola al frente de todo esto a sentirme acompañada, comprendida, valorada y querida. Trabajar contigo es un lujo. Somos cuatro ojos, dos mentes y dos corazones en un mismo y hermoso camino, y la vida gestora se me hace más fácil, más positiva.

También le agradezco a las instituciones tanto por lo que me dan como por lo que me quitan. Algunas entraron tímidamente en el cuarto año, no era tan difícil, el proyecto ya estaba avanzado, reconocido y era fiable. Se os esperaba. También se lo agradezco a las que me han ignorado o aún no están al nivel de implicación que merecemos. Eso me hace más fuerte y lo han podido comprobar. Me habéis enseñado a pelear con mayor convicción y a desarrollar nuevas herramientas desde la necesidad, en beneficio del sector y del proyecto, sin acomodarme. Agradezco incluso a las que nos abandonan por el camino, las que nos hacen ir a reuniones en balde o miran el reloj con desprecio, las que me hacen perder dinero por su mala gestión. Porque todo eso me ha hecho más fuerte, con sufrimiento, pero más fuerte. No voy a dejar de pediros, instituciones, eso sí, que estéis, que apoyéis económicamente proyectos que demuestran una labor en tantos puntos que casi deberían ser de iniciativa pública. No voy a dejar de pedir que os pongáis al menos a la altura de lo que están dando los proyectos a vuestros ciudadanos, vuestra sociedad y nuestro futuro. El futuro de todos, la sociedad y la cultura de todos con el dinero de todos. Costa ha crecido y está creciendo así gracias a nuestro esfuerzo. Pero agradezco que estéis ahí y que os comprometáis con nosotros. Caminemos juntos. Los sistemas de gestión y producción de determinados proyectos pueden ser compartidos, sostenibles y libres. Y las instituciones no son la respuesta a todo.

Quiero recordar algo al hilo del tema de las financiaciones: hay una paradoja en la financiación de proyectos como el mío: el INAEM con su ayuda no cubre vuestra presencia, andaluces, en el festival. Cree que para eso está la Junta de Andalucía. Hasta ahora sucedía mínimamente con un apoyo de Turismo, no Cultura, y este año ni siquiera. Aun así seguimos programando artistas andaluces, pero con un riesgo propio que tenemos que medir, como todo. Seguiré peleando para poder programaros no solo porque seáis andaluces sino porque tenéis unas capacidades creativas únicas en toda España, a pesar de bandearos contra dos realidades duras, las políticas culturales nacionales y las políticas culturales andaluzas, que durante años os han hecho tanto daño.

Aun así, y sin querer ser tan dura con las instituciones, aunque no puedo dejar de lado otro dato: la cantidad de dinero despilfarrado en tauromaquia (tenía que decirlo), es una vergüenza que se invierta en eso que llamáis cultura y nos digáis que no hay nada para nosotros. No insultéis nuestra inteligencia. Decía que para no ser tan dura, quiero aportar autocrítica a nivel nacional: porque sí, debemos ser autocríticos: por nuestra falta de unión, unión de todas las disciplinas, por quejarse algunos tarde cuando no reclamaron en época de vacas gordas lo que debían, por los egos, por no ser capaces de reinventarnos sin perder nuestra esencia, por no ser más transparentes, por aceptar tanto, por haber hecho el juego a la ausente política cultural que hubiera asentado unas bases sólidas para hoy, por renunciar a veces a nuestros propios principios porque si no no se nos programa. ¿Perdón? Todavía hay quien cree que la danza no es programable. En un lugar tan remoto como el que se hace Costa Contemporánea hemos llenado tres de las cuatro noches de espectáculos en torno a la danza contemporánea. ¿Cómo que no se puede programar danza? Si no os atrevéis o desconocéis el sector es otra cosa. Seamos críticos, porque a veces no sabemos empoderarnos, porque tenemos complejos, porque a veces no nos vendemos porque nos da repelús vendernos, o nos vendemos como quieren que nos vendamos (como carne o zapatos), o porque hay quien en el sector sigue sin optimizar recursos y gasta en banalidades, sin apostar realmente por el sector, y luego vosotros artistas a pesar de que no se os reconoce económicamente vuestro trabajo como debería, seguís rindiéndoos a ciertos nombres y prestigios. Queremos vivir de esto, todos, reclamando lo que nos corresponde, pero siendo honestos, sinceros y autocríticos, y haciendo todo con mucho mucho amor. Debemos cambiar tantas cosas… ¿Estamos preparados? Quizás pero poco a poco, porque hay mucho mal hecho. Un ejemplo de las cosas bien hechas es esta asociación, en una lucha que empezó hace años, una lucha que está dando sus reconocibles y admirables frutos. Enhorabuena, Laura, Miguel, Nando, Guillermo, Raquel, María González, María C. de Vaca, Teresa, Álvaro, y tantos como habéis formado y formáis parte de la asociación PAD. Gran trabajo.

Como ellos, creo profundamente en un camino que beneficie al sector y en consecuencia a mí misma, y esto lleva más tiempo y más sufrimiento.

Para despedirme vuelvo a agradeceros a todos este premio, y aprovecho para deciros que hagamos lo que mejor sabemos hacer, bailar, crear, dar clases, gestionar o producir, pero pensemos si podemos hacerlo de una forma distinta a la que conocemos, sin vértigos ni soberbias, démosle la vuelta a lo previsible incluso para nosotros mismos. Las instituciones no son ni amigas ni enemigas, deben ser buenas y necesarias compañeras. Sigamos siendo humildes, sinceros, soñadores, valientes, peleones, independientes, escuchemos a los interlocutores válidos, plantémonos ante los que nos desprecian, aprendamos mucho de los demás, de los ineptos y los grandes, unámonos unos a otros, unámonos a otros sectores de las artes, desde un solo punto: el amor por la cultura, por la danza, sin prejuicios ni egos, por nuestra dignidad. Seamos lo que sintamos que queremos ser, pero ayudémonos unos a otros a ser mejores en ese camino. Vosotros, hoy, me ayudáis a exigirme más y a buscar nuevas vías para canalizar todo en lo que estamos de acuerdo: la lucha por la existencia y presencia de la danza en la sociedad, la lucha por la cultura de calidad, la lucha por el futuro de un país digno. Gracias, y desde aquí me ofrezco para todo lo que necesitéis.

Sigamos con esta maravillosa gala. Llenemos todo lo que hacemos de afectos, que al final es lo importante en esta vida, quererse a uno mismo, querer a los demás y amar lo que hacemos.

Nerea Aguilar

Nerea Aguilar wrote on 11 noviembre

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>