daea3965dd4f1d61080aff8e23cdc99aEl pasado 26 de noviembre tuvo lugar en numerosas ciudades del mundo un evento cultural propuesto como “Un día para cambiar el mundo”.

En Almería, la sede fue el MECA, Mediterráneo Centro Artístico de Arte Contemporáneo. Allí nos citaron a 19 ponentes para nutrir un formato de conferencias breves (5 minutos cada una) que giraran en torno al Arte, la Cultura y la Sociedad. Mientras escuchábamos y participábamos, íbamos picando un nutrido aperitivo. Charlar, debatir, escuchar otras realidades, discursos artísticos, filosóficos, sociales de los mayores representantes de la cultura almeriense. Un formato curioso importado de Nueva York que, además, dio sus frutos para establecer nuevos contactos y poner cara a personas admiradas y por admirar del sector. Un placer.

Y este fue nuestro granito de arena. Nerea Aguilar, directora de nuestro festival, habló en estos términos:

Territorio, periferia y ciudadanía: Las artes escénicas como motor de cambio social

 

Nerea Aguilar Sanz

Directora Costa Contemporánea

 

Conceptos como el de ciudadanía, territorio o periferia en su relación con la cultura aparecen en muchos de los estudios actuales que hablan de la necesidad de crear contextos nuevos de cultura, como vía para generar un mejor modo social de estar en el mundo. Costa Contemporánea es citada en otras plataformas nacionales e internacionales para ilustrar estos ejemplos con la realidad. Es un festival de danza y artes escénicas que se desarrolla en el Parque Natural Cabo de Gata desde hace casi 8 años. Durante 5 días programamos actividades de artes escénicas, formación y espectáculos referentes de vanguardia. Alumnos, artistas y público procedentes de numerosos puntos de la geografía española y europea se dan cita en el festival para vivir en un entorno de convivencia, aprendizaje y respeto por el medio ambiente experiencias artísticas que difícilmente se dan en otras citas.

 

El proyecto armoniza por tanto varios ejes fundamentales:

 

  • Poner en valor la identidad patrimonial, histórica y ecológica del territorio desde un punto de vista cultural.
  • A través de la danza y las artes escénicas, un destino turístico de sol y playa toma otros significados. Dibujamos nuevos paisajes, los espacios naturales y urbanos se convierten en grandes escenarios.
  • Resaltamos la periferia (geográfica de Cabo de Gata con respecto a Almería, Andalucía, España o Europa) como motivo descentralizador de la cultura, que relativiza el valor que por sí tienen los eventos centrales, cambiando el foco. En Cabo de Gata, extremo de Europa, sucede una vez al año un evento que atrae como un imán a numerosos visitantes de procedencias y edades muy variadas.
  • Resaltamos valores transversales que entendemos necesarios en los proyectos culturales: valores humanos, educativos, compartir, convivir, solidarizarse, escuchar, ofrecer cercanía, cariño, etc. se convierten en Costa Contemporánea en actos naturales que llegan al receptor sin palabras, con hechos.
  • Hacer partícipe no solo al destinatario más directo, sino a la ciudadanía, pensando en ella a la hora de seleccionar espectáculos, interactuando con ella a través de actividades en espacios abiertos y mediante fórmulas de participación activa del ciudadano en su entorno. El público es necesario en las artes escénicas, es un protagonista más.
  • Todos estos componentes y muchos otros provocan desarrollos positivos en los territorios en los que se enmarca. El desarrollo debe ser sostenible con el entorno en el que participa, debemos saber escucharlo a él y a nuestro receptor a la hora de programar. Se trata de un desarrollo en su singularidad, y es que creo que ha surgido un período de urgente reflexión sobre las ideas de desarrollo, y, por tanto, de nuevas significaciones culturales. En Costa Contemporánea asistimos a un desarrollo calmado, y no de grandes cifras, asentado sobre bases claras de conciencia cultural, lo que provoca afianzar público formado en la necesidad de vivir experiencias culturales únicas año tras año. Y el marketing cultural, la fidelidad a estos conceptos y la calidad de los contenidos hacen el resto.

 

¿Por qué cambio social con las artes escénicas? Parece que se nos ha olvidado el poder transformador de la cultura que nos convierte en mejores ciudadanos. Por lo que hay que volver a poner esto en cuestión y crear contextos de empoderamiento artístico. Costa Contemporánea es un ejemplo de ello, tanto desde el punto de vista de su gestión sostenible, de su concepto, de la defensa de su sector y por sus repercusiones. Vemos que en la actualidad surgen proyectos que cada vez más priman la generación de vivencias. Las vivencias como hecho diferencial que aglutinen valores y contextos nuevos, que nos lleven de nuevo a legitimar los valores humanos, transversales, a la vez que trabajan entendiendo la singularidad y complejidad de los territorios y sus ciudadanos y de su sector artístico. Todo esto provoca inevitablemente reflexiones personales en los participantes. Se sienten escuchados, no son meros consumidores, son partícipes y espectadores activos de la cultura, son parte del territorio en el que trabajan, se relacionan con él, y así la cultura que por definición debería ser social se convierte en mayor expresión de cultura democrática en un contexto idóneo para la creación artística.

 

Es curioso que además a la vez que expandimos proyectos hacia el exterior, saltándonos las barreras de estigmatización por ser periferia, estamos protegiendo un entorno, mediante la creación de una burbuja cultural y creativa, conceptual y filosófica. Un proyecto de protección-acción, es decir, proteger con acciones a la vez que reivindicamos nuestra apropiación del espacio y nos empoderamos como artistas y ciudadanos. Transformamos la tierra, transformamos la periferia desde el respeto, y en nuestra burbuja estamos salvados del exterior. En 5 días vivimos en un oasis en continua acción cultural.

 

Costa Contemporánea es un ejemplo más de pensar la cultura, en concreto la danza y las artes escénicas, desde la reflexión sobre unas bases filosóficas claras. Estamos en un momento histórico y cultural en el que ante el peligro que corre la supervivencia de la cultura, no nos queda más remedio que acudir a otros valores, definir proyectos de calidad que persigan afianzar una nueva era de sostenibilidad, participación y humanidad, que asiente bases para la generación de público para la cultura. Estaremos construyendo ese mejor modo social posible de estar en el mundo.

 

Almería, 26 de noviembre de 2016

Nerea Aguilar wrote on 21 diciembre

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>